El lado oscuro de los blogueros literarios

el lado oscuro de los blogueros literarios

Tiene gracia que sea yo quien venga a hablarte sobre el lado oscuro de los blogueros literarios cuando, normalmente, ando a mi bola y no me entero de nada. Pero como en toda novela negra la suciedad acaba saliendo a la superficie y hasta el más despistado se acaba enterando de algunas cosas.

Aunque ya había tenido incursiones en el mundo de los blogs, corría el año 2010 cuando empecé a compartir en Blogger las historias sobre un gato que odiaba a la novia de su dueño. Fue gracias a esa historia que descubrí el increíble mundo de los blogs literarios. Había gente muy amable que me dejaba comentarios y con la que entablé amistad.

Una de esas personas fue mi primera desvirtualización. Era una chica estupenda, amante de los gatos y también de los libros. Al igual que yo, tenía un blog, pero en su caso era un blog de reseñas. Era muy simpática.

Ingenua de mí y novata en esas lides pensé que todo el mundo era igual. Creí que la gente se abría un blog para hablar de sus cosas, compartir conocimiento, aumentar el suyo y conocer gente maja. Me imaginaba a todo el mundo derrochando riquiñez por los cuatro costados.

Pero el mundo de los blogs literarios tiene, por lo visto, una trama oscura que ni la mejor novela negra que hayas podido leer. Y a base de ir conociendo gente me fui enterando de cosas que me sobrepasaban.

Resulta que hay gente que recibe libros de las editoriales y que, por lo tanto, siempre hacen reseñas positivas aunque no les hayan gustado para poder seguir recibiendo ejemplares.

Cuando pensaba que solo se trataba de leer gratis, descubrí que algunos revendían esos ejemplares gratuitos y se sacaban un sobresueldo.

Por lo visto hay grupos de blogueros que se pelean con otros grupos por razones que se escapan a mi comprensión.

Además, estos grupos intentan encumbrar ciertas novelas que les gustan; cosa que me parecería estupenda si no fuera porque algunas veces, para lograrlo, intentan machacar y desvirtuar el trabajo de otros autores.

También me he encontrado con autores que no saben encajar una crítica negativa. Las críticas duelen, a mí me lo vas a contar, que soy escritora; pero de ahí a maldecir a toda la estirpe del lector, hay un trecho.

Algunos de esos autores intentan convencer a los seguidores de esos blogueros de que deben dejar de seguirlos. Creo que en el patio del colegio los niños no tienen ni la mitad de maldad.

Hay novelas que tienen un montón de opiniones de cinco estrellas justo en el momento en el que el libro sale a la venta (demasiadas para deberse solo a los lectores cero). Pero también está la otra cara de la moneda: críticas devastadoras de un libro que no han tenido tiempo de leerse con el único fin de hacer daño al autor.

Como te decía, siempre ando a mi bola, compartiendo lecturas que me gustan sin más intención que charlar sobre libros; pero seguro que hay más cosas en el lado oscuro de las que no me entero precisamente porque soy una despistada.

Hablando con varios autores de géneros diferentes he escuchado que están bastante desilusionados con todo lo que envuelve a la creación, publicación y lectura de un libro. Algunos de ellos sienten que las ganas de escribir son cada vez menores debido a este desencanto.

Y yo siempre les digo lo mismo: quizá el lado oscuro es el que se hace notar a berridos, pero lo cierto es que hay un montón de gente maja que está en esto por amor a las historias buenas sin ninguna otra pretensión. Y, solo por esa gente, esto merece la pena.

Por eso sigo aquí en pleno mes de agosto. A veces veo la maldad y siento que lo bueno no se nota tanto; a veces pienso que nadie me escucha y que escribo para el viento. Pero mientras quede, al menos, una persona buena cuya motivación principal sea la pasión por los libros, esto seguirá mereciendo la pena.

Porque aunque parezca que el lado oscuro de los blogueros literarios es el que predomina, esas personas que derrochan riquiñez por los cuatro costados… haberlas haylas.


Lo último en el blog

26 comentarios en “El lado oscuro de los blogueros literarios”

  1. Pues sí, Cristina, hay un lado tan oscuro en este mundillo que, sinceramente, creo que te has quedado muy corta con este post.

    Un beso.

    1. Eso me ha dicho mucha gente, que me he quedado corta. Pero es que tampoco quería ensañarme y desmerecer lo bueno. Biquiños!

    1. Gracias por la entrada. Has sido muy suave con ciertas mafias. También están los booktubers que escriben, o les escriben libros, sin saber de creación literaria. Y luego se hacen la pelota entre ellos.
      Es un mundo muy cerrado en el que no se entra si no cumples con sus cánones, que prefiero no decir para que no me quemen en una hoguera. O me den cicuta a beber.

      1. Yo es que ya en el mundo booktuber no puedo entrar porque no conozco, pero me imagino que algo habrá, como en todos lados. Yo no te quemaría en una hoguera, lo que sí puedo hacer es mandarte biquiños 🙂

  2. Creo que es imposible que uno pase por el mundo literario demasiado tiempo sin encontrar ese lado oscuro. Pero, como dices, hay mucha gente genial y, con el tiempo, acabas aprendiendo a esquivar o ignorar esos grupúculos tóxicos, quedándote con lo bueno…

  3. Una vez le comenté a mi hijo mi desencanto con un mundo que yo creía sano, puro, solidario, y todo por amor a los libros. Su respuesta fue: “La literatura es un negocio como otro cualquiera. Y como en cualquier negocio hay arribismo, celos, mala baba, y también gente que vale la pena”. Muy cierto. Quedémonos con eso.

    1. Eso que él ve tan claro a mí (igual que a ti) me costó. Pero como tú, opino que hay que quedarse solo con lo que vale la pena. Biquiños!

  4. ¡Hola! Comparto tu opinión en relación a que mientras haya alguien que lea por disfrute y quien ame los libros y las historias, escribir siempre valdrá la pena. soy tan despistada como tú; pero no me sorprende que exista un lado oscuro en el mundillo literario. Creo que lo importante es no dejarse ni atraer ni vencer por ese lado oscuro y que la fuerza nos siga acompañando para leer y pasarlo bien. Un abrazo.

    1. Yo también soy muy de la filosofía de Star Wars que tan bien referencias. A veces, de todas formas, mejor ser despistados, ¿no? Biquiños!

  5. Generalmente, todos los ámbitos tienen un lado siniestro, pero mientras haya gente buena y entregada a lo que ama, no todo va a estar perdido.

    1. Ay, eso de siniestro qué mal suena, pero qué bien lo representa y qué cierto es. Pero sí, quedémonos con lo bueno. Biquiños!

  6. En mi opinión, es de lo más ingenuo creer que en cualquier sitio en el que haya dinero por medio, sobretodo si ese dinero es escaso, no vaya a haber juego sucio.
    Es ingenuo creer que si escribes un libro, ese libro es un bien o un mal en términos absolutos.
    Como demuestran tantos y tantos artistas muertos de hambre en vida, y archifamosos tras diñarla, esto es un asunto de suerte, de enchufe, de escribir lo que está de moda y cómo está de moda, y de saber dar puñaladas, las que sean necesarias. Por desgracia es así en todo.
    Piensa las miles de novelas que se escriben cada año, desde hace décadas, de las que ya nadie se acuerda, incluso muchas con éxito en su momento. Probablemente no se pueda encontrar, ni de segunda mano, el 80% de todo lo escrito en los últimos cien años.
    Escribir, es como vivir, no puedes hacerlo pensando en que te tocará la lotería, has de hacerlo de la manera que te sea más satisfactoria con lo que tienes. Dar puñaladas es algo que muchas personas hacen con soltura, hasta les gusta. Otras no saben o no les gusta. Si quieres escribir, escribe, no te preocupes por nada más. En cien años, con toda probabilidad el de las puñaladas y tu misma, seréis pasto del olvido. El fango para los cerdos y sus puñales.

    1. Estoy muy de acuerdo con tu opinión. Pero bien es cierto que para hacer uso de esa suerte mejor que te pille trabajando, o no durará, y serás pasto del olvido mucho antes de lo que dices. Biquiños!

  7. Buen artículo, aunque también estamos los que aunque a veces recibamos libros desde la editorial si no gusta lo decimos. A mi me da igual si me vuelven a enviar o no, lo que tengo claro es que si no me gusta o si tiene algún pero hay que decirlo, siempre desde la educación y explicando porqué no me gusta.

    1. A mí la tuya me parece una actitud muy honesta, y me parece incluso mejor que expliques tu punto de vista sin darte por aludida y ofenderte (cosa que, por desgracia, a raíz de este artículo he visto bastante). Así que muchas gracias por pasarte y comentar. Brindemos por los que aún no nos hemos pasado al lado oscuro. Biquiños!

  8. Decepciona ¿verdad? Entrar en este mundillo en cierto modo decepciona. Lo que describes es exactamente el mundo que he encontrado al entrar para mi sorpres. Me ha encantado lo de la «riquiñez» jajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *