El sueño de la razón, de Berna González Harbour

rio manzanares el sueno de la razon

El premio Dashiell Hammet a la mejor novela negra en español se entrega desde 1988 en la Semana Negra de Gijón. En todos estos años el galardón ha venido a parar a manos de autores españoles en diecisiete ocasiones. Y españolas son las únicas dos mujeres que se han hecho con él. La última de ellas ha sido Berna González Harbour, escritora y periodista, que ha ganado el premio Dashiell Hammet 2020 gracias a El sueño de la razón. Pero ¿esta novela merecía el galardón? Yo la he leído y vengo a contarte lo que pienso de ella.

La trama

En el puente del río Manzanares una becaria de Historia del Arte aparece muerta en una escena del crimen que replica a la perfección uno de los cuadros de Goya (autor en el que basaba su tesis). La comisaria Ruiz, que se encuentra en suspensión de empleo y sueldo, no puede evitar investigar el caso por su cuenta, por lo que tendrá que valerse de cualquier artimaña que le permita avanzar en su investigación.

Estoy bien, aunque no encuentro ninguna buena razón para estarlo.

El sueño de la razón, de Berna González Harbour

Los personajes

No conocía a la autora ni había leído ninguno de sus libros, pero queda patente que, aunque en esta novela se trata un caso autoconclusivo, los personajes que representan a la esfera policial y periodística vienen de más atrás y tienen su historia. A pesar de esto, la autora sabe colocar a la perfección pinceladas de novelas anteriores para que puedas leer esta novela sin necesidad de haber leído ninguna otra, lo que considero un punto a su favor.

Entre los personajes destaca la comisaria María Ruiz, sobre la que cae el peso de la trama y que tiene una historia potente detrás. Aún así, no carga de pena la historia, sino que sus ganas por salir adelante logran que el drama de la novela esté representado en la medida justa, sin dejarnos un poso de tristeza.

Su ausencia dolía como una raspa entera de pescado atravesada en la tráquea. Pero debía avanzar.

El sueño de la razón, de Berna González Harbour

Entre el resto del reparto nos encontramos con sus compañeros de equipo, que intentan en todo momento apartarla de la investigación para que no se meta en líos, ya que ella se encuentra suspendida de empleo y sueldo y cualquier actuación fuera de los cauces legales podría contribuir a un despido definitivo.

Aunque hasta aquí no te he contado nada que se salga de las bases del género negro, es ahora cuando viene lo mejor. Son sus propios compañeros los que le ocultan algo relativo a la investigación que desconcierta tanto a la protagonista como al lector, haciéndonos dudar en varias ocasiones sobre si habrá algún policía implicado en el asesinato.

No se trata de estar conmigo o no, idiota. Díselo a Esteban. Se trata de estar con los muertos.

El sueño de la razón, de Berna González Harbour

Otro punto a destacar es la presencia de dos amigos periodistas, ampliando el círculo de investigadores, lo que nos hace ver el crimen a través de diferentes perspectivas más allá de la policial.

En cuanto a los personajes relacionados con el caso principal, tenemos fundamentalmente a tres sospechosos; y solo diré que a uno de ellos es muy difícil no cogerle cariño. Es uno de esos personajes que, aunque en principio parece que no es importante, se gana su hueco en la historia hasta tal punto que te gustaría leer otra novela para saber más sobre su vida.

Goya en la historia

La víctima es becaria en Historia del Arte, en Goya basaba su tesis, y es en un cuadro de Goya en el que está basada la escenificación del crimen. Hay mucha información sobre este artista en todo el libro, pero en ningún momento resulta pesada. Aprendemos a base de pinceladas colocadas en el sitio exacto, explicadas con las palabras justas.

Aprendemos un poco sobre Historia del Arte española a medida que desentrañamos un crimen. Ojalá, cuando estaba en el instituto, me hubieran dado las clases de esta materia de la misma manera en que lo hace la autora. Ha sido un gusto poder conocer al artista de una forma tan sencilla y amena.

Hay profesiones que no caducan aunque uno las abandone para siempre.

El sueño de la razón, de Berna González Harbour

La manera en que capta la atención del lector

Uno de los problemas que suelo encontrarme como lectora es que hay novelas en las que me cuesta entrar. Me resulta difícil meterme en la historia y sentir que conozco a los personajes. Al final es cierto que las he disfrutado mucho, pero también es cierto que esto supone un bache para seguir leyendo. De ahí que los cinco primeros capítulos me requieran más concentración que todos los demás.

Es precisamente por eso por lo que agradezco cuando encuentro una historia y ya estoy dentro de ella desde el primer momento. Con esta novela salté al interior en la primera frase. La autora capta tu atención, te agarra y no te suelta. Es como si estuviera sujetándote la cara con ambas manos y obligándote a mirarla: imposible apartar la vista.

Ocurrió a esa hora de la madrugada en la que el frío empieza a doblegar a los borrachos y los ricos no notan que se han mezclado con los pobres.

El sueño de la razón, de Berna González Harbour

Muchas de sus frases son como patadas en el estómago: te duelen, te zarandean, te captan.

Luna se mantuvo en silencio, al fin y al cabo formaba parte de una generación que había aprendido a tragarse las desgracias como la comida de comedor, sin libertad para elegir ni capacidad para darle muchas vueltas a las cosas.

El sueño de la razón, de Berna González Harbour

Por ponerle un «pero»

Conocí esta novela cuando le otorgaron el Premio Dashiell Hammet 2020, y ese fue el motivo por el que me animé a leerla, porque el título no me invitaba a hacerlo. Bien es cierto que la elección siempre es algo muy personal del autor y, aunque a mí este en concreto no me hubiera llamado la atención por sí mismo, la historia que lo sustenta es una gran trama noir.

¿El sueño de la razón se merecía el premio Dashiell Hammet 2020?

Para responder a esta pregunta voy a hacerlo sin comparación. Es decir, yo no juzgo si se merecía el premio más que las demás candidatas (porque no he leído el resto) si no, simplemente, si la historia en sí misma es digna del galardón.

Mi respuesta es «Sí, totalmente». El sueño de la razón es una novela más que digna, se merece este premio noir y cualquier otro que puedan darle. De hecho yo se lo hubiera otorgado basándome solo en el principio. La manera que la autora tiene de atraer al lector, de hacerte saltar al interior del libro, es realmente única.

Esta historia tiene muchas características de una buena novela negra:

  • Un crimen cruel.
  • Una escenificación impactante.
  • Personajes creíbles, porque todos tienen algo que ocultar y se sirven, en ocasiones, de artimañas para lograr sus objetivos.
  • Una víctima con sus luces y sus sombras.
  • Secundarios que enamoran.
  • Varios asesinos posibles y ninguno evidente hasta el final.
  • Pistas que nos conducen a la verdad, pero que también nos despistan.
  • Una investigación policial secundaria, e investigaciones secundarias, con menos medios, que se convierten en principales.

El sueño de la razón es una novela con mucho arte (nunca mejor dicho), por eso considero que es merecedora del premio Dashiell Hammet 2020, y por eso la recomiendo.

Si después de esta reseña te has quedado con ganas de leerla, está disponible en Amazon.


Lo último en el blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *