Festival Virtual del Libro de Galicia: Galician noir

festival virtual del libro de galicia

El viernes pasado se inauguró el primer Festival Virtual del Libro de Galicia. Aunque en Galicia se están realizando ferias del libro dentro de la nueva normalidad, este festival nace de la necesidad de seguir realizando encuentros literarios en una época (la del coronavirus) donde mantener la distancia física es esencial.

Dentro de este Festival Virtual del libro de Galicia pude asistir a la mesa redonda Galician noir. En ella, Mercedes Corbillón (editora y propietaria de la librería compostelana Cronopios) moderó una charla sobre escritura y novela negra entre los escritores noir Arantza Portabales, Diego Ameixeiras y Domingo Villar.

La moderadora fue llevando tanto a autores como a espectadores por el recorrido de la vida del escritor, la escritura en la actualidad y la novela negra en particular. Y lo hizo a través de una serie de preguntas que te voy a mostrar a continuación.

He ido tomando notas sobre la marcha, así que la mayor parte de las respuestas de las que voy a hablarte es un resumen de lo que yo entendí mientras estaban hablando. Mis disculpas si algún comentario no es 100% exacto, pero no pretendo ser literal, solo plasmar lo que me transmitió el encuentro. Si quieres ver el vídeo completo, estará disponible en unos días en su web.

Hablar de lo que escribes

Actualmente los escritores, además de escribir, también hablan de lo que escriben, como en el caso de participar en una mesa redonda como esta. ¿Qué opinan ellos sobre esta faceta en la vida de un escritor?

Domingo Villar ve esta faceta como algo difícil de afrontar porque se trata de algo opuesto a un escritor. El escritor escribe de manera pausada y un orador habla improvisando, de ahí lo contradictorio del tema.

Diego Amexeiras dice que el escritor escribe porque es donde mejor se explica, por eso, aunque el encuentro con la gente es necesario, también considera contradictorio hablar de lo que se escribe.

Arantza Portabales piensa que ser escritora era lo que le impedía escribir. Eso es algo de lo que hablan muchos escritores, que hoy en día te toca promocionar, por ejemplo, y hacer otras muchas cosas que no son exactamente escribir.

Ella dijo que uno cree que ser escritor iba de escribir libros, pero va de venderlos. Y ahí tengo que darle la razón. Ambas son partes esenciales, no solo porque algunos autores pretenden vivir de la escritura, sino porque todos pretenden ser leídos.

Un club de lectura es como tocar un directo.

Arantza Portabales en la mesa redonda Galician noir

Lo que hace que una novela funcione, ¿es la emoción o el proceso intelectual?

Mercedes Corbillón planteó esta pregunta porque cree que parece que el escritor tiene que tener una opinión sobre todo y parece que eso les obliga a hacer un discurso intelectual que puede ser suyo o impostado.

Domingo Villar: No pretende moralizar a nadie ni sentar cátedra. Considera que el escritor es más semejante a un artesano y, por eso, lo fundamental son las emociones.

Diego Ameixeiras: Considera que es imposible tener una opinión sobre todas las cosas. Él no tiene problema en decir que no tiene una opinión formada sobre algo, aunque decirlo abiertamente pueda provocar una tensión momentánea. Y, ciertamente, eso es algo que se agradece.

Arantza Portabales: Para ella la literatura le tiene que patear el estómago, no la concibe de otra manera. La literatura tiene que ser así, sin contar nada, lo tiene que contar todo.

¿Cuánta importancia tiene el estilo?

Según Mercedes Corbillón el estilo es lo que lo define todo. Al final, además de la historia, lo que importa es cómo se cuenta esa historia. Así que ¿cuánta importancia le dan estos autores al estilo?

Diego Ameixeiras: Considera que se le debería dar toda la importancia porque el estilo es tu propia voz, algo que nunca llegas a descubrir del todo.

Arantza Portabales: Dice que todas las historias están contadas, ahora solo importa cómo nos las cuentan.

Domingo Villar: Comenta que cuando está escribiendo bien, las razones por las que lo sabe tienen que ver con la sonoridad. Los autores leen buscando por dentro, igual que un arquitecto mirando casas.

Dejé de leer con aquella ingenuidad tan deliciosa con la que leía antes de escribir.

Domingo Villar en la mesa redonda Galician noir

Perder la ingenuidad cuando lees es algo que le pasa a muchos, si no a todos los autores. Mercedes Corbillón dijo que eso podría sentirse como una pérdida y fue ahí cuando me di cuenta de que esa era justo la frase que estaba buscando para describir lo que me pasa últimamente. No es que no disfrute de la lectura, pero ya me resulta imposible separar al lector del escritor cuando me sumerjo en un libro. Si alguien más lee fijándose tanto en los fallos como en los aciertos, o en las técnicas utilizadas, etc., que levante la mano, por favor, y me diga que no estoy sola.

¿Por qué escribir novela negra?

Domingo Villar: Por emulación. Andrea Camilleri fue su detonante, el que le enseñó que se podía hacer novela negra culta, honda (que permitiese mirar para dentro pero también para fuera). Lo que le gusta es mostrar cómo un crimen afecta a la sociedad, a los comportamientos y a la gente que no está relacionada con ese ambiente.

Diego Ameixeiras: Escribe noir porque era el tipo de novelas que más leía y que sigue leyendo. Una novela policial bien escrita es como una maquinaria que funciona a la perfección, que encaja. Le gusta conocer la versión de la historia del criminal y conocer qué es lo que lo lleva a cometer ese crimen.

Arantza Portabales: Escribiendo novela negra lo pasa en grande porque hace un pacto con el lector donde el escritor lo engaña porque él se deja engañar y, además, aprovecha para contar todas las cosas que pasan a su alrededor.

Al final en las novelas negras al muerto lo matan entre todos.

Arantza Portabales en la mesa redonda Galician noir

¿El escritor nace o se hace?

Domingo Villar: Empezó a escribir por pudor, por encauzar toda la fantasía que contaba. Desde que empezó a escribir siempre soñó con que alguien le leyese, o con que alguien le publicase alguna vez, pero no con vivir de la literatura.

Diego Ameixeiras: Siempre quiso ser escritor, aunque al principio no sabía realmente qué significaba eso.

Arantza Portabales: Era escritora asintomática. Y añado yo: hasta que dejó de serlo, para nuestra suerte, que se encuentra en leer novelas como la suya.

El confinamiento reconcilió con los libros a gente que los tenía abandonados. Aunque ahora sea un momento duro para las librerías, a medio plazo este parón nos vendrá bien. Es la magia de la lectura.

Domingo Villar en la mesa redonda Galician noir

¿Han disfrutado los escritores durante el confinamiento?

Hace poco te conté cómo se llevaron mi vena lectora y mi vena escritora con el confinamiento. Te hablaba sobre que algunos autores escribieron mucho y otros nada de nada. Aquí tenemos tres ejemplos más:

Diego Ameixeiras: Destaca que veces se habla de los escritores como si fueran una categoría sin ningún tipo de matiz. Dice que el confinamiento nos colocó en una tesitura emocional que nunca habíamos vivido, y escribir tiene que ver con el estado emocional; aunque un escritor sí podría llevarlo mejor que otras personas, porque está acostumbrado a escribir en soledad.

Domingo Villar: A este escritor mirar por la ventana y ver un mundo tan extraño le hizo muy difícil sentarse a escribir. ¿Qué ibas a fabular con todo lo que estaba pasando? Una fábula más grande era difícil de inventar.

Arantza Portabales: Pasó un episodio de fiebre (no sabe si fue coronavirus). Dijo que estuvo triste y cansada, aunque lo dijo con una sonrisa en la boca. Ella le pidió al 2020 un año con muchos huecos libres de compromisos; y como al final fue el confinamiento lo que cumplió sus súplicas, nos aconseja que tengamos cuidado con lo que deseamos.

También sintió que le habían quitado su vida y más que escribir, recuperó su pasión lectora. Dijo que no estábamos preparados para tener tanto miedo. Y yo le respondo: pero quién lo estaba, ¿verdad? Yo creo que si una cosa buena trajo el coronavirus (por sacar el lado positivo de todo) fue esa reconciliación lectora de la que nos hablaba Arantza.

Escribir sobre el confinamiento, ¿sí o no?

La respuesta de la mesa redonda de esta Feria Virtual del Libro de Galicia fue un no rotundo. Aunque Diego Ameixeiras destaca algo a tener muy en cuenta y es que al final, escribir sobre ello dependerá de a dónde nos lleve todo esto.

Igual que hoy en día no ponemos a los personajes fumando en los bares, quizá en un tiempo habrá que poner a los personajes poniéndose las mascarillas para subir al autobús. Pero espero que la realidad no nos lleve por ese camino.

Diego Ameixeiras en la mesa redonda Galician noir

Más datos interesantes en la web Cultura Galega

La I Feria Virtual del Libro de Galicia ha sido muy interesante, tanto para lectores y escritores en general, como para los amantes del noir en particular. En la web Cultura Galega, Santiago Xermán Hermida ha realizado una entrevista a Anna R. Figueirido, una de las organizadoras del evento. El artículo, que fue publicado el pasado 30 de junio, está en gallego, pero voy a comentar aquí los datos que me han parecido más interesantes (el artículo completo podéis consultarlo aquí).

¿Se consigue la misma interacción en un festival virtual que en uno presencial?

Desde la organización afirman que se consiguió muy buena difusión, pero no buena participación. Como te comentaba, yo asistí a la mesa redonda Galician noir y fue un evento para mirar, no para interactuar. Desconozco el funcionamiento de las charlas con autores (no me fue posible asistir a ninguna), pero entiendo que vencer la timidez es mucho más difícil en un evento virtual.

El Festival Virtual del Libro de Galicia como herramienta de promoción

Según he leído en el artículo, El escaparate (una de las páginas de la web) tuvo 3.854 visitas. Sin duda tener tu novela ahí debe significar una gran promoción, aunque desconozco las conversiones de esas visitas en ventas.

¿Pueden volver a verse los contenidos del Festival?

Como os comentaba más arriba, estarán disponibles en su web en los próximos días.

La respuesta del sector

En el artículo de Cultura Galega los organizadores cuentan que recibieron una gran respuesta a su propuesta de formar parte de esta Feria del Libro Virtual de Galicia. La verdad es que pude ver autores de todo tipo y género, tanto hombres como mujeres, famosos y no tanto, pero todos con una sonrisa en la cara transmitiendo su alegría por formar parte del evento.

La respuesta del público

En el citado artículo de Cultura Galega se citan unas 200, 500 y 450 visualizaciones de media en presentaciones de libros, mesas redondas y recitales respectivamente.

¿Habrá próxima edición del Festival Virtual del Libro de Galicia?

La respuesta es sí, y con novedades. Además, como fecha estimada barajan el comienzo de la primavera.

Como os decía, el artículo de Cultura Galega con toda la información detallada podéis encontrarlo en su web.

Me alegro mucho de que el próximo año vaya a haber una segunda edición del Festival Virtual del Libro de Galicia. Aunque este año no pude asistir a todos los eventos que me hubiera gustado, fue una experiencia muy grata y espero poder ver algunos de ellos cuando estén disponibles en la web.

Siempre he querido asistir a un festival de este tipo y nunca lo había hecho por motivos de trabajo. Me alegro de que el coronavirus haya servido, al menos, para explotar todas las posibilidades que las nuevas tecnologías nos ofrecen al respecto, y para acercar un poco más el mundo del libro al lector.


Lo último en el blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *