La vida personal del escritor

castros vida personal del escritor

La vida personal del escritor es algo que siempre fascina a los lectores; al menos a mí siempre me ha gustado saber, aunque no todo, sí algunas anécdotas o curiosidades de las personas a las que leo. Porque hay una extendida creencia de que el escritor vive una vida bohemia y contemplativa; pero en la gran mayoría de los casos no es así.

Hay muchas anécdotas sorprendentes sobre escritores que el público cree, quizá, porque quiere creer, ya que la verdad sería mucho más aburrida. Supongo que si eres lector de novela negra estarás al tanto de los once días que Agatha Christie pasó recluida en un hotel para fingir su muerte. Pero no he venido a hablarte de eso, sino de un trocito de la realidad: la mía.

Escribo esta entrada el miércoles trece de octubre porque estos días no he tenido tiempo de leer, ni de preparar una reseña o de hacer cualquier otra cosa. No tenía idea de lo que iba a publicar al día siguiente (esto que estás leyendo hoy). Aunque estoy en Galicia hace una temperatura relativamente agradable y el sol entra por la ventana, pero tengo los pies fríos. Así que estoy tomando un vaso de leche sin lactosa con cacao, a ver si entro en calor, y un trozo de pastel de chocolate y nueces, porque calentar el alma también es necesario.

Hace unos días leí este post de Isaac Belmar donde habla de esos momentos en los que estás en una encrucijada y no sabes por dónde tirar. Me doy cuenta de que la impotencia ante la parálisis que produce el no saber qué hacer fue lo que me hizo llorar hace un par de días. Pero también hace poco me sentí feliz porque alguien me dijo que la había ayudado; no sabes qué reconfortante es saber que hay alguna cosa que hago bien en la vida.

Hay quien dice que no podría vivir sin trabajar, pero yo trabajo para vivir. Por suerte, hace un par de años encontré una profesión (y también un trabajo) que me gusta. Y, lo que es más importante, que no me produce taquicardias cada domingo pensando en que al día siguiente tendré que ir a trabajar. Quién diría, siendo escritora, que lo mío serían los números.

No, mis novelas no pagan mis facturas, mis novelas ni siquiera pagan lo que cuestan mis novelas. Pero no me importa, porque adoro emplear mi tiempo libre en esto aunque a veces odie sentarme a escribir. Sacar lo de dentro duele, pero es adictivo, por eso sé que nunca dejaré de darle a la tecla.

El premio Amazon se terminó, pero para mí lo más importante es que mi novela siga teniendo vida, por eso la cuido cada día como si fueran a hacerme ganadora mañana. Lo único que quiero es que me lean, y eso es lo más difícil. Una piensa qué puede hacer para animar a otros a que le den una oportunidad, pero es difícil, somos muchos peces en este mar.

Es por eso que le doy vueltas y vueltas a la cabeza, porque la vida personal del escritor es mucho más que escribir. Siempre busco cómo mejorar y eso me estresa, porque estoy convencida de que no estoy haciendo las cosas bien. Lo mismo pasa con este blog, que a veces parece que hablo al aire. Luego recapacito y me digo que si esto es lo que me gusta, ¿qué más me dará parecer una loca que habla sola?

Hoy miércoles trece de octubre me levanté un poco después de las siete de la mañana, fui a trabajar, sonreí durante el ratito del café, mezclé pollo con espinacas, rúcula y canónigos, vi vídeos de magos en Youtube y ahora estoy escribiendo este post. Luego haré lentejas para mañana y pasta a la boloñesa para cenar, veré una serie y me iré a dormir. Así es la vida personal del escritor, porque para contar una buena historia primero hay que vivir. Pero hay que saber vivir, así que a partir de ahora va a pasar algo en este blog. Si vuelves el jueves que viene empezaremos juntos una nueva aventura…

Artículos como este sobre la vida personal del escritor los envío el último sábado de cada mes a mi lista de correo. Si quieres apuntarte y recibir, además, un mini libro que recopila 250 frases geniales de novela negra puedes hacerlo a través de la cajita que verás a continuación. Y si te apetece leer mi última novela, pero aún no te has decidido, recuerda que puedes leer el primer capítulo completamente gratis aquí.

8 comentarios en “La vida personal del escritor”

  1. No sé si te servirá saberlo, pero me identifico mucho con lo que comentas en tu entrada. Me he sentido así, no sé cuántas veces. Respecto de la escritura, del blog, de cómo promocionar mis novelas.
    Es tonto, quizá, pero a veces alivia saber que no se está tan solo ni se es tan invisible.
    Un abrazo enorme.

  2. Un escritor/a es el que analiza su mundo , enseña su perspectiva y le encanta narrarlo al resto y con el acierto de que quienes lo leen lo entienden, se identifican o simplemente disfrutan leyendolo. Para mí eres una GRAN escritora, haga o seas tan parecida a mi antes o después de escribir . Gracias por escribir, nunca dejes de hacerlo. Bss

    1. Yo sé qué tú sí, eres la mejor lectora de este blog, que siempre estás para darme un cálido abrazo en cada entrada. ¡Muchas gracias! Biquiños!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *