Libros para abuelas entrañables

libros para abuelas entrañables - abuela sujetando flores

La abuela de mi marido tiene 93 años. Si esto no fuera ya una hazaña de por sí, te contaré que lee todos los días. Siempre tiene un rato para el periódico, para alguna revista y para libros de ficción. El otro día la encontré sentada en su sofá de siempre, con las páginas de una novela alumbradas por la luz natural que entraba por la ventana a su espalda. No recuerdo qué leía, pero sí me fijé en que tenía una portada anodina. Entonces pensé que los libros para abuelas entrañables de noventa y tres años deberían ser tan entrañables como esas abuelas.

Leo muchísimo en digital, pero también voy, poco a poco, aumentando mi colección en papel. La abuela se leyó mis dos novelas y, contra todo pronóstico, le gustaron. Quién diría que a alguien de su edad, que siempre tiene una sonrisa en la cara y te habla de cosas agradables, le gustaría leer sobre asesinatos. Después supe que había disfrutado como una enana la serie Los hijos de la anarquía y todo empezó a cobrar sentido.

Aunque pueda resultar algo obvio, en todos estos años no se me había ocurrido pensar que quizá le gustase algún libro de los que tengo. Así que opté por dejarle una novela que cuenta la historia de un pueblo marcado por las idas y venidas de una familia de pelirrojas.

Es un libro de unas 450 páginas. Cuando lo vio se asustó. Me dijo que le daba pena que me quedase sin él todo el invierno; eso era lo que estimaba que iba a llevarle terminarlo.

Me lo he leído unas tres veces como mínimo, así que le dije que se lo tomase con calma. Aunque sospechaba que estaba equivocada en su predicción. Efectivamente, menos de un mes después me lo devolvió.

Ahora tiene entre sus manos un libro basado en la vida de un niño de la guerra que trató de volver a España escondido en una maleta. Esta novela tiene más de seiscientas páginas. También ha dicho que tardará todo el invierno en leerla. Y también sé que se equivoca.

Como escritora piensas que estarás toda la vida creando historias. Pero al ver a la abuela sentada en su sillón, leyendo hasta que la luz natural se termina, sé exactamente dónde quiero estar mayor: leyendo libros para abuelas entrañables; es decir, leyendo de todo con la misma pasión que el primer día.

4 comentarios en “Libros para abuelas entrañables”

  1. Estoy convencida de que esa abuela es un tesoro, y deseando estoy de saber su opinión sobre el libro del chaval ese que se mete en una maleta. ¡Qué suerte tienes de poder tenerla cerca! ¡Cuánto daría yo por algo así!

    ¡Un beso y gracias por la mención!

  2. Como dice Ana, esa abuela es un tesoro que hay que cuidar mucho! Y ole por esos Hijos de la anarquía! Le va la marcha, sí que sí. A la única abuela qeu conocí no sabía leer ni escribir, pero me gustaba mucho estar con ella y que me contara cosas de su vida. Y las abuelas de mi marido tampoco sabían leer y escribir. Y eso siempre me ha hecho pensar que hemos sido muy afortunadas de haber nacido en esta época y haber podido aprender tantas y tantas cosas que a ellas le estuvieron negadas.
    Besotes!!!

    1. Sí que lo es, por eso la disfruto todo lo que puedo y compartimos muchas lecturas. Sí, es cierto, leer y escribir es conocimiento y el conocimiento es poder, por eso somos tan afortunadas, tienes toda la razón. Biquiños!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *