Móncavo, de Ana Cepeda

pueblo moncavo

Como sabes, la semana pasada hablé en el blog de 10 novelas negras escritas por mujeres que puedes leer por menos de 3 euros. De la primera de la lista, Diario de una secuestrada, de Ana Cepeda, ya te hablé en la reseña que hice en su día. Así que hoy voy a hablarte de Móncavo, que también incluí en la citada lista.

Antes de empezar, decirte que las novelas del artículo de la semana pasada estaban ordenadas alfabéticamente según el título, pero voy a permitirme el lujo de cambiar ligeramente el orden a la hora de hablarte de ellas de manera pormenorizada. Y esto lo hago por cuestiones de agenda, para cuadrar, en especial, una sorpresa que tengo reservada para el jueves 8 de octubre. Pero no toca hablar de esto hoy (qué bien manejo el suspense muajajaja), así que vamos al lío.

La trama

Esta novela se sitúa en Móncavo, uno de esos pueblos que se ha ido vaciando con el paso de los años. Uno de los vecinos de toda la vida tiene una idea para que el lugar recobre el esplendor de antaño: acogerse a un programa estatal por el cual nuevos habitantes irán a vivir al pueblo a cambio de una casa que tendrán que cuidar. Esos habitantes serán profesores, médicos, gente de todo tipo, incluso una hotelera que se muda al pueblo con el fin de abrir un nuevo establecimiento.

Pero cuando los nuevos vecinos llegan se dan cuenta de que el pueblo esconde algo bajo sus cimientos. No están solos y eso les hará intuir que su estancia en el lugar no va a ser tan tranquila como la habían imaginado.

Los personajes

El inspector Castro

Esta es la segunda novela del inspector Rafael Castro y me gusta mucho más que la primera. En ella se ve a un hombre maduro, con sus luces y sus sombras, que la autora nos presenta al detalle. Es su abuelo el que toma la iniciativa de hacer resurgir al pueblo y el que, al final, de una manera u otra, parece haber unido a su nieto con la historia.

Los inquilinos viejos

Móncavo tiene pocos habitantes, pero muy singulares:

  • El abuelo del inspector, culpable de que esta historia empiece, a pesar de las reservas de algunos.
  • La tía abuela del inspector, una señora muy simpática que empieza a verse afectada por alzheimer. Si pudiera rebuscar en sus memorias, probablemente daría con alguna pista de vital importancia para explicar los extraños sucesos que empiezan a acontecer.
  • El solo, al que apodan así porque vive con sus ovejas y que únicamente baja de pascuas en viernes. Parece un personaje anecdótico, pero tiene más importancia de la que creemos.
  • Prudencia, una vecina que cuida mucho de la tía abuela del inspector, y que sabe hacer algo más que cocidos.
  • Elsa, alguien con una historia de película que se irá descubriendo poco a poco.
  • Anselmo, Antonia, Mariano, Paco… Todos ellos tendrán algo que aportar a la historia.

Los inqulinos nuevos

  • Los jipis, gente de moral relajada que va buscando una vida tranquila para su hija.
  • Los capillitas, religiosos hasta la médula y ariscos con todo aquel que no siga sus normas de ética y moral.
  • La escritora, que ha venido a inspirarse al pueblo, pero que irá mucho más allá del tópico en sus andanzas.
  • Los maestros.
  • Los médicos.
  • La empresaria, que ha venido a Móncavo con la intención de montar un hotel rural.

El asesino

No sabemos mucho del asesino en la novela, ni hay demasiadas pistas sobre su identidad. Lo que importa es la historia que esconde detrás, y que representa sucesos que bien podrían haber acontecido en la vida real. Su presencia está justificada y sirve, sobre todo, para contarnos esa historia detrás de la historia.

El conflicto

Como te decía, hay una historia detrás de la historia y ambas son igual de interesantes. Sin embargo, para mí, lo mejor del libro es el conflicto que se crea entre los personajes: algunos de los viejos no reciben con buenas caras a los nuevos. Además, los nuevos desconfían de los viejos, pero también de los nuevos. Es este clima de desconfianza, junto con el choque de personalidades de todo tipo, lo que hace que la novela sea una obra redonda.

Solo el tiempo logra adaptarnos y endurecer nuestras almas.

Móncavo, de Ana Cepeda

Mini entrevista

Como te adelanté en la entrada anterior, he realizado una mini entrevista a la autora sobre tres aspectos relacionados con la escritura y venta de novela negra. Sus respuestas son muy interesantes y las transcribo a continuación:

¿Por qué novela negra?

Como ya sabes, empecé con las memorias de mi padre y después me pasé al suspense y la novela negra porque es un género que me gusta y creo dominar bien. La novela negra tiene grandes dosis de cruda realidad y yo soy asquerosamente contemporánea. Pies en la tierra y sabiendo que nos ha tocado vivir una época a veces despiadada, así que toca reflejarla.

Ana Cepeda

¿Por qué vender a través de Amazon?

Amazon es el gran almacén universal. Si no estás en Amazon no eres nadie, nos guste o no. Es lo que hay, estás dentro o, si estás fuera, el camino será infinitamente más complicado. Además, Amazon no pide exclusividad. Puedes vender en Amazon y en muchos más lugares y plataformas.

Ana Cepeda

¿Por qué un precio inferior a 3€?

Porque por 3 euros (500 ptas. de las del siglo XX) podías hacer mil cosas. Hoy en día 3 euros te da para un refresco o un botellín y poco más. Que el lector sea consciente que por ese precio tiene ocio para un buen rato, bastante más de lo que dura una caña.

Ana Cepeda

Este country noir tenía todos los ingredientes para hacerme disfrutar hasta el final y no me ha defraudado. Es por eso que no me cansaré de recomendarlo. Además, por solo 2,76 euros tú también podrás disfrutar de esta historia (puedes comprarla aquí).

Si quieres saber de qué otras novelas te hablaré en el blog tras esta entrada dedicada a Móncavo, puedes volver al listado de novelas negras escritas por mujeres por menos de 3 euros. Allí encontrarás toda la información.


Lo último en el blog

4 comentarios en “Móncavo, de Ana Cepeda”

  1. No creo que haga falta que te diga que estoy subida en una noria desde que leí tu reseña esta mañana. No te haces idea de lo que me impulsa a seguir escribiendo y arañar huecos a lo largo del día, aunque me temo que hasta que no pase el inicio del curso escolar, el pobre inspector Castro va a tener que esperar un poco (quizá el finde le de un buen meneo, si me quedan fuerzas).

    Besotes mil y otra vez gracias.

    1. Me alegro que te haya gustado, porque me he empleado a fondo para hacerla 🙂 Espero que el inspector Castro sobreviva al inicio del curso y podamos verlo muy pronto. Biquiños!

    1. Ya, Margari, a mí también me falta tiempo, pero como este año he podido leer un montón, pues aquí he venido a poneros los dientes largos jejeje. Biquiños!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *