No me echarás de menos

No me echarás de menos

Después de dos meses sin publicar en el blog hoy he venido aquí a ser sincera. Contigo, pero sobre todo conmigo misma. Si eres de los que me conoce desde hace tiempo, sabes que yo empecé a escribir artículos en la plataforma Blogger. Tuve varios blogs, es normal que al principio no sepas lo que quieras hacer y que vayas probando cosas. Cuando por fin encontré aquello que me apasionaba (no es spoiler si te digo que es la novela negra) tuve varias crisis con el blog: épocas en las que publicaba menos, más, o en las que lo dejé por completo.

Coste de oportunidad

En 2020 migré mi blog a esta web, más mía, más profesional y, por qué no decirlo ya que aquí hablo sin tapujos, más cara. Porque tener esta web, el dominio, el hosting, me cuesta dinero. Dineritos que pongo de mi propio bolsillo y que suponen que si los gasto en esto, no los empleo en otras cosas. A esto en economía se le llama coste de oportunidad. Pero no me refiero solo al dinero, si no también al tiempo y a la energía. Todo el coste personal que empleo en este blog no puedo dedicarlo a otras cosas, a lo que realmente me trajo aquí, que no es ni más ni menos que escribir y publicar historias.

Además, si un escritor quiere ser visible y conseguir que sus historias lleguen a más gente el blog es un buen instrumento. También las redes sociales y la lista de correo. Y si quiere pagar las facturas tiene que trabajar, porque pocos pueden vivir de escribir. Además hay que comer, dormir, y no descuidar a la familia. Pero también es muy importante cuidarse a una misma, algo que muchas veces olvidamos.

Cuestión de prioridades

Este parón navideño me sirvió para reordenar mis prioridades. Porque este desorden me provocaba tristeza y ansiedad y vivir así es muy difícil. Yo me metí en esto para escribir y, al final, escribir es lo que menos hago. Vine aquí para ser feliz y últimamente no lo soy. Así que este tiempo de asueto he vuelto al origen: he terminado la escritura de mi próxima novela (continuación de esta, aunque se pueden leer por separado sin problema) y he empezado a organizar alguna que otra sorpresa literaria.

No me quiero centrar en todos esos momentos en los que he sentido que esto no vale la pena, que siento que hablo al aire (porque muchos me han demostrado que no es verdad, que mis lectores puede que sean pocos, pero son los mejores). Quiero hablar de lo bueno y de aquello en lo que voy a centrarme.

¿Qué voy a hacer?

  • Voy a seguir escribiendo y publicando novelas, porque es una parte de mí que ya no puedo eliminar.
  • Voy a seguir en Twitter, porque me encanta hablar y escuchar. Hasta pronto Instagram y Facebook, no es que me vaya, que por allí me veréis, pero no me merece la pena el esfuerzo. Porque, si no lo sabes te lo digo yo, a veces tú publicas algo ahí y la propia red social no se lo muestra a casi nadie, con lo que a la gente que está interesada en leerte no le dejan hacerlo.
  • Una vez al mes hablo de novela negra en el canal literario de Las Chicas Britt. Me encanta, no solo porque pueda mostrarme como soy en un canal que me encanta, si no por todo lo que aprendo cada día de ellas.

Entonces, ¿voy a cerrar el blog?

Tengo una lista de correo en la que una vez al mes envío a los lectores que están apuntados un artículo hablando de escritura, de literatura y de cosas más personales. Y lo voy a seguir haciendo, porque me encanta hablar con ellos y que, de vez en cuando, sean ellos los que me hablen. Así que si quieres leer cosas como las que escribía en el blog, puedes hacerlo apuntándote en la caja de suscripción que encontrarás al final de esta entrada. Porque sí, el blog voy a dejarlo aparcado.

No tiene sentido escribir en el blog para intentar que la gente me conozca y lea las novelas que no he podido escribir porque estaba escribiendo en el blog para que la gente me conozca y lea mis novelas. Si eres de los que te pasas de vez en cuando por aquí y alguna vez te ha gustado lo que he escrito, suscribirte a mi lista de correo es una forma de apoyarme que puedes hacer gratis. Te cuento en qué consiste.

En mi lista de correo no soy pesada

Suscribirse es fácil, basta con poner nombre y correo electrónico en la cajita que encontrarás al final de esta entrada. Te llegará un mail para que confirmes que de verdad te quieres suscribir y, cuando lo hagas, recibirás un enlace para descargar el libro «Novela negra en 250 frases», donde comparto las frases que más me han gustado de las historias noir que he leído.

Durante el primer mes, te llegarán cuatro correos más. Creo que si tú te has molestado en suscribirte yo debo darte lo mejor de mí, así que en cada correo te cuento algo sobre mí que no suelo mostrar en público. Permíteme que te muestre un extracto de cada mail:

1.- Estos son mis más oscuros secretos

Lo primero que escribí era la historia de un grelo con patas que se iba a un pueblo a ya no recuerdo qué, allí lo secuestraban y tenía que ir a rescatarlo alguien que llevaba muchas metralletas. Como ves, me iba la intriga desde pequeña.

2.- Esto es lo que más me gusta escribir

Para mí lo más importante de una novela donde hay un crimen es cómo este crimen afecta a los personajes, me apasiona sobre todo saber cómo se sentirían personas corrientes, como yo, cuando algo terrible ocurre cerca.

3.- Aquí es donde escribo

Como ves en la foto, cogí unos cuantos libros de mi estantería e hice un tetris para que el móvil me quedase a la altura de la cara y otro tetris para que la iluminación fuese la correcta. Sí, sé lo que piensas, y la respuesta es sí: se me cayeron las cosas unas cuantas veces.

4.- Gracias por llegar hasta aquí

Esta foto, titulada «No somos invisibles», se llevó el segundo premio del concurso Ruth Matilda Anderson organizado por la Universidad de Santiago de Compostela. Ahí salgo yo y, por tanto, la mitad de mi cara estuvo durante un año encima de la mesa de todos los funcionarios de la USC en forma de calendario.

Y después de esos primeros correos, ¿qué?

Suelo escribir el último sábado de cada mes y nada más, no me gusta ser pesada ni llenarte tu bandeja de entrada con mis cosas, que seguro que tienes mucho más que leer. Hago una excepción cuando lanzo una novela, pero hasta ahí.

Como te comentaba, suscribirte a la lista de correo es una de las mejores formas de apoyar a un escritor y es totalmente gratuita. Además, en mi caso, a partir de ahora y de momento, será la única forma de acceder a los nuevos artículos del blog. No puedo mantener el ritmo de publicar una vez a la semana sin quitarle tiempo a mis próximos proyectos. Y no quiero seguir sintiendo que hablo al aire.

Gracias por todo este tiempo

Si te suscribes a la lista de correo nos leeremos allí, pero si no lo haces quiero aprovechar esta entrada para agradecerte tu compañía durante todos estos años y en todas las plataformas por las que he pasado. Y, por supuesto, nos vemos en mis próximas novelas si te apetece.

Biquiños,

Cris

8 comentarios

  1. Lo primero es lo primero, y está claro que eres tú. Y si esto, más que un placer empieza a convertirse en una carga, pues nada. Me da pena porque por aquí es por donde mejor te sigo, aunque ya te veo en el canal de Las chicas Britt. Y es que yo me pierdo mucho con las redes sociales. El fb casi que lo tengo abandonado, por twitter me muevo un poquito más, pero también me pierdo mucho y el instagram lo uso, aunque no termino de cogerle el puntito. Pero a tu lista de correos ya estoy apuntada, así que no te librarás de mí tan fácilmente! Muchísimo anímo con todos tus proyectos y con esa nueva novela! Ya me dejas con ganas!
    Besotes!!!

  2. Paloma Peña

    Cris, me apena leer este post pero te comprendo y pienso que no merece la pena si lo llevas más como una carga que como algo que disfrutas y te llena.
    Justo ando pensando qué hacer con mi web y me parece que me acabas de dar la respuesta.
    Los que apreciamos tu trabajo te seguiremos aunque te escondas en la más remota y escondida de las cuevas.
    Biquiños. 😘

    1. Cristina Grela

      Hola, Paloma:
      Gracias por tu palabra. Creo que estar conectada con la gente y los lectores es importante, pero de un modo que estemos a gusto. Eso lo digo para mí y para ti, así que dale una vuelta y adelante con lo que te haga más feliz 🙂

      Biquiños,

  3. Ana Sanoja

    Hola Cristina:
    No voy a mentirte, he leído ahora el artículo y me da pena. Pero entiendo tu decisión y además de respetarla la comparto, si no hay tiempo ni satisfacción… ¡Fuera!
    Me apena porque me gusta leerte, aunque nunca te lo diga, (ahora veo que igual era importante).
    Te seguiré allí por donde andes, así que suerte y ánimo.
    Un abrazo
    Ana

    1. Cristina Grela

      Hola, Ana:
      Gracias por tus palabras, siempre llegan a tiempo. Ya sabes que estoy en la lista de correo una vez al mes y todos los días en Twitter, así que por allí nos veremos.
      Gracias por estar ahí, de verdad. Yo sé que hay un grupo grande que, aunque silencioso, aprecio igualmente.
      Biquiños!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.