Todos nosotros, de Javier Menéndez Flores

todos nosotros

Después de todas aquellas reseñas que hice de novelas negras escritas por mujeres por menos de tres euros, creo que ya te habrás dado cuenta (si no lo habías hecho ya) que me gusta apoyar a los autores independientes que no cuentan con tanta promoción como quienes publican con editorial. Pero eso no significa que no lea libros más conocidos, y por eso hoy te traigo al blog Todos nosotros, de Javier Menéndez Flores.

Antes de comenzar, quiero decirte que cuando acepté recibir este ejemplar de Editorial Planeta (a quien doy las gracias porque me lo haya enviado) puse como condición poder publicar una reseña sincera, y eso es lo que voy a hacer.

La trama

Lo que empieza como el atropello de una joven desnuda en 1981, se convierte en una investigación de varias chicas desaparecidas. Este es el punto de partida de Todos nosotros, una novela que tiene dos partes, esta primera en la década de los ochenta, y la segunda a comienzos de los 2000.

Esta novela es un poco más realista que otras del género negro porque la investigación no se solventa sin más, es decir, vemos como un caso que comienza en los ochenta tarda más de veinte años en resolverse. Este aspecto me parece muy interesante, porque nos muestra lo complicado que es atrapar a un criminal y el enorme trabajo que hay detrás.

¿Y si no eran capaces de dar con el causante o causantes de la muerte de aquella chica? «Hay cosas, -pensó- que no deberían garantizarse nunca».

Todos nosotros, de Javier Menéndez Flores

La estructura

La novela está compuesta por capítulos largos, en los que se desarrolla la acción principal, y unos capítulos cortos de apenas dos o tres páginas que están narrados desde el punto de vista de una de las víctimas (en la primera parte) y desde el del asesino (en la segunda).

En mi opinión, estos mini capítulos aportan aire fresco y te dan un respiro que te permite coger impulso de cara a continuar con la lectura, por lo que me han parecido, además de originales, muy acertados.

Los personajes

Diego Álamo

Es el inspector principal del caso, un joven recién licenciado, de la primera promoción de la democracia, que tiene que trabajar con compañeros que venían de una época donde las cosas no se hacían como debieran. Es una gozada ver esta complejidad del trabajo policial de un periodo tan lleno de cambios.

Y pensó que a veces hacía falta muy poco para sentirse bien. Para disfrutar el momento exacto que uno vivía y no el que ansiaba que llegase y que quizá jamás tuviera lugar.

Todos nosotros, de Javier Menéndez Flores

Policías

En los ochenta acompañarán a Diego Álamo el Subcomisario Carranza, Roberto Guzmán, y los policías García y Monzón. Tal y como se desarrolla la historia en su segunda parte, algunos de ellos deberían haber tenido más peso en la primera.

Sara Segura y Mateo Suárez

Son los policías que investigarán la nueva ola de desapariciones en los 2000. Provienen de estratos sociales diferentes y por eso su forma de encajar en la policía es distinta. Pero harán un buen equipo que nos dará grandes momentos

Las víctimas

Me llamó la atención cómo el autor juega al despiste con el lector en cuanto a la primera víctima. Como te decía más arriba, los mini capítulos de la primera parte están narrados desde el punto de vista de una de las chicas desaparecidas. Por el protagonismo que se le da a una de ellas al principio, pensé que podría tratarse de ella, pero hacia la mitad de la primera parte me di cuenta de que no era así, y esa sorpresa me gustó.

Tener una familia fuerte detrás establecía la diferencia. Si eras un cualquiera, un pelagatos sin apellidos, estabas expuesto a todo tipo de abusos. Pero si tenías una familia con cierto poder, la cosa cambiaba.

Todos nosotros, de Javier Menéndez Flores

Lo mejor de Todos nosotros

  • Los capítulos cortos entre cada uno de los largos, que dan una visión diferente (primero la de la víctima y luego la del verdugo).
  • La ambientación, que realiza de manera sutil, a través de la radio que escuchan los policías mientras conducen, o de la televisión.
  • La división de la historia en dos periodos temporales diferentes, lo que nos permite ver que el recorrido de una investigación puede tardar años, incluso décadas, en llegar a su fin.
  • El final de la primera parte. Si la segunda hubiera sido un libro distinto, habría estado mordiéndome las uñas durante mucho tiempo.

Lo peor de Todos nosotros

  • El epílogo, porque explica todo el final, cuando hubiera sido mejor que lo hubiera ido mostrando a lo largo del libro.
  • El asesino, que me pareció interesante y que podría ser más verosímil si el autor hubiera dejado más pistas durante la novela.
  • Las aclaraciones de cosas que se entienden perfectamente sin ellas.
  • El cambio repentino de perspectiva del narrador en algún momento puntual, como cuando se mete en la cabeza de uno de los personajes secundarios, algo que me despistó y que no aportó nada.

Valoración final

Todos nosotros es una historia que tiene muchos elementos originales, y que me ha gustado lo suficiente como para que las cosas buenas hagan pequeñas a las que no me han gustado tanto.

Creo que es una historia diferente, muy bien ambientada, que nos permite conocer o recordar cómo era España en el pasado y que se hace ligera y se termina en un suspiro a pesar de tener más de 500 páginas.

Si todavía no sabes si leer Todos nosotros o no, puedes pasarte por el blog de Alejandro Moreno y leer la reseña que le dedicó en su día. Tenemos nuestras discrepancias en algunas cosas, pero los dos la hemos disfrutado, que es lo que importa.


Lo último en el blog

2 comentarios en “Todos nosotros, de Javier Menéndez Flores”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *