Vindicta: III Antología Negrocriminal Cruce de Caminos

vindicta con arma

El jueves pasado te hablaba del libro Asesinos en serio y del documental del asesino de la baraja. Reflexionaba sobre si la reinserción de los delincuentes en la sociedad es realmente posible. En uno de los relatos de Vindicta, la III Antología Negrocriminal de Cruce de Caminos, el blog de David Gómez Hidalgo, uno de los autores, José Javier Navarrete, nos habla de algo parecido.

Plan de sábado nos cuenta la historia de un delincuente de poca monta condenado por un delito que no cometió. Este hecho hace que su vida se tuerza de verdad. El protagonista del relato se pregunta si su vida hubiera acabado tan mal si el policía que se empeñó en culparlo hubiera hecho bien su trabajo. ¿Es real la reinserción? ¿Cuánto influye nuestra personalidad, y cuánto lo que nos ocurre en la vida, a la hora de convertirnos en quienes somos?

Vindicta es más que un compendio de relatos negrocriminales.

Es un libro que invita a reflexionar sobre lo más oscuro de nosotros mismos y de la sociedad.

Hay veces que creemos en algo porque sí, y otras en las que elegimos lo que creemos.

Juanma Ramírez – El último caso de Eugenio Ajenjo

Por ejemplo, Manuel J. Linares, en Regalos de Navidad, habla de un tema que muchas víctimas (y la sociedad en general) se preguntan: ¿es la justicia suficiente? ¿O deberíamos hacer más?

Nunca me había planteado la venganza como algo inherente al ser humano (algo que sí destaca el autor del prólogo, Pablo Poveda). Pero por lo visto hay más venganza a nuestro alrededor de lo que me habría imaginado. David Gómez Hidalgo la ha planteado, en su relato Un mal día para dejar de fumar, con mucho sarcasmo.

portada vindicta

Alejandro Moreno ha abordado la venganza haciendo hincapié en la casualidad; y en como hay cosas que nos llegan y nos llaman sin motivo aparente y pueden desencadenar consecuencias que no esperábamos.

Estos son solo algunos ejemplos. No es mi intención hacer un resumen de cada relato, pues todos abordan la Vindicta desde un punto de vista diferente e interesante. Pero ya que conozco en redes sociales al promotor de esta antología, he tenido la suerte de poder hacerle unas preguntas acerca de este tema con el que ha conseguido llamarme la atención.

Entrevista a David Gómez Hidalgo

En primer lugar, quiero dar las gracias a David por pasarse por aquí y responderme a algunas preguntas. Esa es una suerte que no se tiene con todas las historias, así que vamos a aprovecharla. Ahí va:

¿Quién es David Gómez Hidalgo?

Pues David Gómez es un matemático convencido, profesor de secundaria vocacional que intenta que sus alumnos no se aburran en sus clases intentando desmitificar el terror que siempre se le ha tenido a la asignatura. Pero sobre todo es un educador que tiene claro que las matemáticas son la excusa para que él pueda llegar a los jóvenes para darles herramientas que los formen como personas.

Pero estamos en un blog literario y supongo que lo que le interesa a tus lectores es que soy un lector apasionado y escritor en ciernes. Y que ello me llevó hace casi doce años a crear un blog literario, Cruce de Caminos, en el que comparto la reseñas de mis lecturas, la mayoría negrocriminales.

Y dentro de las cosas que organizo desde el blog, llevo un par de años publicando una convocatoria para seleccionar los mejores relatos negrocriminales y de esa convocatoria ha salido Vindicta: III Antología Negrocriminal Cruce de Caminos.

¿Cómo te surgió la idea de realizar estas antologías?

Soy lo que se dice un culo inquieto y siempre estoy haciendo cosas. Además, soy un amante de los relatos. Siempre he pensado que hacer un buen relato cuesta más que hacer una buena novela, aunque al final el adjetivo sea el mismo; pero al escribir una novela tienes más juego por el espacio y puedes utilizar más herramientas literarias que en el relato no da tiempo de utilizar.

Como escritor, aparte de escribir alguna novela, he escrito muchos relatos y tenía ganas de darle al relato negrocriminal el lugar que le tocaba intentado juntar los mejores relatos en una antología. Por aquel entonces, y hoy en día tampoco abundan, había pocas antologías de relatos negrocriminales. Y de ahí nació el Premio Cruce de Caminos Negrocriminal. En la primera convocatoria lo consideré como un premio, pero después me di cuenta que todos los relatos se merecían ese galardón y por ello en la siguientes convocatorias dejé de utilizar el apelativo Premio.

¿Por qué la Vindicta como tema central? ¿Es algo que ya tenías en mente o surgió al elegir los relatos?

Para nada. Al ser una convocatoria abierta sin tema específico, simplemente el género, negrocriminal, no podía pensar en la venganza como tema central de la antología. Este año han llegado muchos más relatos que el resto de años, aprovecho para dar las gracias a todos/as los que han participado.

Como siempre se dice, es complicado acabar de hacer la mejor selección posible entre todo lo que te llega. Incluso tienes que tomar decisiones difíciles al dejar fuera relatos de autores conocidos; pero creo que siempre tiene que primar ese brillo que se genera en la cabeza cuando lees un relato que te gusta. Y por desgracia no todo el mundo que envía un relato lo consigue o, mejor dicho, no lo consigue conmigo. Siempre digo que yo soy un lector con sus filias y sus fobias y que quizás otro lector haría otra selección. Pero ese es el trabajo del editor, decir que sí a unos y que no a otros y que los nombres no vayan por delante de los textos.

Y volviendo a la pregunta. Al ir acotando la selección me fui dando cuenta que había un par o tres de cosas que se iban repitiendo en la mayoría de ellos. Le fui dando vueltas a la idea y surgió Vindicta. Se lo comuniqué a los autores y a todos les gustó la idea.

¿Qué es lo más difícil de publicar un libro como Vindicta? ¿Y lo más fácil?

No sabría decirte si lo más difícil tiene que ver con el azar. Tú no sabes qué tipos de relatos y qué calidad tendrán; aunque como buen matemático conozco la Ley de los grandes números que dice que cuanto más repites un experimento la probabilidad de dicho experimento se acerca más a la probabilidad teórica. En otras palabras, que cuantos más relatos te envíen es más fácil que la selección pueda tener un nivel notable o excelente, como es el caso. Por tanto, lo más difícil es motivar, convencer, anunciar, promocionar, para que los escritores le dediquen su tiempo a escribir un relato para tu antología.

Lo más fácil, creo que el tratar con los escritores seleccionados. Todos se vuelcan desde el primer momento en ayudarse unos a otros a mejorar los relatos a dar consejos o retocar y eso crea espíritu de comunidad, de equipo. Gracias a las antologías he conocido fantásticas personas y con muchas sigo manteniendo un buen contacto dentro del mundillo literario; pero incluso con alguno dentro de lo personal y eso me hace feliz.

¿Cuándo sentiste que el género negrocriminal era lo tuyo?

En la escuela tuve fantásticos profesores de lengua que nos obligaban a leer los típicos libros que todo niño lee en la escuela (y no lo critico). Pero también había espacio para otros libros menos regulados y allí siempre había alguno que tenía tintes negrocriminales. Después de dejar el colegio tuve una crisis lectora y la retomé avanzada la carrera. Empecé a leer clásicos de nuevo y más tarde me empapé con novelas de corte histórico. Pero llegó un momento en que me saturé.

Nunca había dejado de leer novelas negrocriminales, pero ese empacho de histórica derivó en inclinar más la balanza por lo negrocriminal y nunca más se desequilibró. Mira, lo pienso y yo mismo me pregunto: ¿por qué no me canso de leer novelas negrocriminales si parece que todo está escrito? No sé, no tengo una respuesta clara que darte. Pero no me canso, siempre hay un matiz, una escena, una forma que me hace seguir deseando leer ese tipo de historias. Aunque también creo que hay muchos elementos dentro de la novela negrocriminal que van más allá del género y que hacen que el género esté vivo; que tengo un corazón que late con fuerza, cosa que otro tipo de género no pueda conseguir.

¿Hay algo más que te gustaría contarnos?

Animaros, creo que no lo he hecho, a leer Vindicta. Creo que no os defraudará. Sigo pensando que las antologías son una forma muy divertida y amena de conocer nuevos escritores para luego explorar qué han escrito o qué escribirán.

También os animo, perdón por el atrevimiento, a apuntaros a la lista de correo de Cristina, pues es una lista diferente, fresca y que siempre te saca una sonrisa. Y ya puesto, os animo a apuntaros a la mía, no es tan fresca, pero siempre intento explicar cosas diferenciadas y que aporten valor al correo.

Muchas gracias a David por prestarse a esta entrevista y colaborar en todo, es tan riquiño como parece. Y hasta aquí este post, mitad reseña, mitad entrevista, de Vindicta, una Antología negrocriminal que me ha dado mucho en qué pensar y que me ha hecho pasar un sábado de confinamiento de puro noir. Por cierto, decirte que este libro está de promoción estos días. Por menos de 1€ tú también puedes pasar una tarde estupenda.


Lo último en el blog

2 comentarios en “Vindicta: III Antología Negrocriminal Cruce de Caminos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *